Revertir la Diabetes Mellitus, de una forma más fácil y cómoda a su bolsillo.

Diabetes Durante El Embarazo. A los cuarenta años ¿esperar a ser mamá?

Diabetes Durante El Embarazo. A los cuarenta años ¿esperar a ser mamá?
diabetes durante el embarazo

Para algunas es importante acumular experiencia laboral; otras tardan más tiempo en tener una pareja estable o casarse; otras deciden ser madres solteras, recurriendo a un banco de espermas y/o de óvulos.

Factores como el aumento en la cifra de separaciones también sube la posibilidad de embarazos tardíos: hombres y mujeres que inician otra relación pueden desear ser padres de nuevo, a edades más avanzadas.

diabetes durante el embarazo

Hoy, para muchas de ellas el mejor momento para la crianza de los hijos inicia alrededor de los 35 años y se prolonga más allá de los 40; a decir de especialistas, los nuevos métodos para tratar la esterilidad y los avances médicos son factores que permiten que muchas parejas puedan convertirse en padres con hijos saludables.

TENDENCIA QUE CRECE

Datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) arrojan que el número de casos de mujeres embarazadas mayores de 40 años aumentó: en 2012 fueron 46 mil 16, -DIABETES DURANTE EL EMBARAZO- en 2013 la cifra se incrementó a 47 mil 106. Sólo en un año mil 90 mujeres con más de cuatro décadas optaron por la maternidad, explica María Lazcano, especialista del organismo.

Un 46 % de las mujeres de más de 35 años que se embarazan tienen licenciatura o estudios de postgrado; son empleadas del sector público o privado; 45 % tiene seguridad social; 70 % vive en municipios con grado de marginación bajo.

"En general puede decirse que sus condiciones económicas y sociales son mejores que las primigestas (madres por vez primera menores de 35 años)", dice Graciela Freyermuth Enciso, investigadora del CIESAS- Sureste y secretaria técnica del Observatorio de Mortalidad Materna.

Sus partos son más medicalizados, con una tasa de cesáreas de 79 %, y tienen bebés con tallas 6 % más bajas que las primigénitas. Presentan un mayor porcentaje de partos gemelares: 86 %, que corresponde al uso de técnicas de reproducción asistida, en consecuencia sus partos son prematuros en un mayor porcentaje: 11 %, agrega la experta.

Videos Informativos (Hacer Clic Aca)

Ángeles Sánchez-Bringas, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, dedica parte de su investigación al estudio sociológico de la maternidad, identificando que "la condición socioeconómica y el momento en la trayectoria de vida regulan y organizan las experiencias reproductivas, y construyen el proyecto de maternidad de las mujeres; sin embargo, DIABETES DURANTE EL EMBARAZO la sexualidad de la mujer se reconoce luego de que procrea, pues en el imaginario social permanece el que ellas deben ser madres".

Sus estudios con 181 mujeres, de diferentes contextos socioculturales en la ciudad de México, arrojan que las prácticas reproductivas están cambiando.

En el ámbito de la salud pública, la doctora Luz María Bravo Rodríguez, coordinadora del Servicio de Ginecología del Hospital Regional Adolfo López Mateos, admite que año con año llegan más mujeres mayores de cuatro décadas a la consulta para procurar un embarazo; "quizá debido al aumento en el número de centros especializados en biología de la reproducción".

Recomienda que "toda mujer mayor de 35 años debe considerar realizarse una serie de estudios previos a su embarazo -cuando menos seis meses antes de intentarlo-".

Si espera un hijo debe tomar ácido fólico, y complejo B para evitar problemas como labio leporino, paladar hendido, alteraciones en el sistema nervioso central o espina bífida en su bebé. Las pacientes mayores de 40 años son consideradas de alto riesgo, "debemos descartar diabetes gestacional, hipertensión, problemas renales, cardiacos, entre otros", detalla.

Alfredo Góngora Rodríguez, ginecólogo, especialista en reproducción y director del Centro de Fertilidad Humana, relata que gran parte de sus pacientes han decidido congelar sus óvulos, para utilizarlos luego.

Sin embargo, advierte que "las mujeres mayores de 35 años deben tener en cuenta que sus óvulos han envejecido; hay un agotamiento de los ovarios". No es lo mismo un ovario de 20 años que uno de 40, afirma. Por ello, es más frecuente que las mujeres opten por los bancos de semen; también se acercan las parejas homosexuales que quieren ser madres.

LOS RIESGOS

Según expertos, la edad es una de las determinantes más frecuentes de riesgo materno, pese a ello cada vez es mayor el número de mujeres de más de 40 años que buscan un embarazo.

Los médicos recomiendan que a lo largo del embarazo se realicen estudios fetales, como la amniocentesis para descartar diabetes durante el embarazo e hipertensión. Las mujeres que se embarazan a edades avanzadas tienen mayor probabilidad de que sus hijos tengan trastornos genéticos, dicen.

Investigaciones de la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción describen que el embarazo entre 40 y 45 años de edad representa un mayor riesgo de defectos en el feto.

Una vez embarazada, la mujer entre los 35 y 40 años o inclusive mayor, debe tener un cuidado materno fetal muy serio y vigilado, con ultrasonidos, estudios sanguíneos, amniocentesis (una prueba prenatal en la cual se extrae una pequeña muestra del líquido amniótico que rodea al feto para analizarla), análisis del conteo de los cromosomas, entre otros.

Alberto Kably, especialista en fertilidad, miembro del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia, refiere que en Estados Unidos, Israel y Europa, el embarazo de las mujeres mayores de 35 años se ha triplicado. Ellas congelan sus óvulos. El costo del procedimiento en México es de aproximadamente 30 mil pesos, y 500 mensuales por su almacenamiento.

 LAS VENTAJAS

Existen ventajas de ser madre en la edad adulta: pueden permanecer más tiempo con su familia, ya que su posición laboral permite horarios de trabajo flexibles y condiciones económicas que le facilitan movilidad e independencia.
Otra ventaja de los cambios sociales en México es la reducción del promedio de hijos, que era de siete por cada mujer en 1960, de 2.5 en 2010, y se espera que esté por debajo de dos hijos por cada madre en 2040.

Algunas de las situaciones que han favorecido estos cambios han sido las campañas de anticoncepción, ya que a cuatro de cada diez mujeres casadas se les realiza la salpingoclasia, (ligadura de trompas femeninas) lo que ha disminuido el tamaño de las familias, concluye el doctor Marcelino Hernández Valencia, de la Unidad de Investigación Médica en Enfermedades Endocrinas, del Hospital de Especialidades Centro Médico Nacional Siglo XXI.

Tendrán gemelos después de una fertilización in vitro

Después de cuatro años de matrimonio, Margarita decidió que era momento de embarazarse. Ella tenía 35 años, su esposo 40. Ambos son profesionistas, gran parte de su tiempo lo invertían en trabajar tiempo completo, "en mi caso la maternidad no era el único proyecto de vida, había otros", dice.

"Entramos en esa espiral de querer adquirir cada vez más bienes materiales, estábamos muy enfocados en los satisfactores personales y en nuestro desarrollo profesional, en la competencia con nuestros colegas, traíamos una inercia muy enfocada hacia lo material... y postergamos la decisión de procrear", admite Adolfo, su esposo.

"Pero llegó un momento en que ambos queríamos ser padres. Queríamos hacer un alto en la vida, buscar un balance", declaran. A partir de esta decisión lo que siguió para ellos fueron cuatro años de tratamientos con los métodos convencionales hasta que el ginecólogo indicó que era necesario que ambos consultaran a un especialista en fertilidad.

"Durante dos años más estuvimos en tratamientos de fertilidad que no rendían frutos; esto comenzó a ser muy desgastante física y psicológicamente para ambos, pero sobre todo para mí, mes con mes veía frustradas mis esperanzas de un resultado positivo a pesar de los extenuantes tratamientos. La estabilidad personal y de nuestro matrimonio comenzó a tambalearse, el abordaje médico y psicológico que nos ofreció el médico fue de gran utilidad", relata Margarita.

Problemas de ovulación y en la calidad de los óvulos; trompas de falopio obstruidas; endometriosis; baja calidad de los espermas, fueron factores que impedían un embarazo.

"Llegué a lamentar el haber postergado mi maternidad durante los años en que yo era más joven y fértil; pero ya no había marcha atrás. De nada servía ahora cuestionarse", admite la arquitecta.

Margarita continuó trabajando durante el proceso de búsqueda del embarazo, hasta que el médico les recomendó una fertilización in vitro (un tratamiento de alta tecnología) que finalmente funcionó, pues hoy Margarita tiene seis meses de embarazo. Espera gemelos: un hombre y una mujer.