Revertir la Diabetes Mellitus, de una forma más fácil y cómoda a su bolsillo.

Diabetes Informacion. Guía Médica

Diabetes Informacion. Guía Médica
diabetes informacion

Hidrátese adecudamente durante el día

La falta de calcio afecta los huesos, la deficiencia de vitaminas resta energía ¿Y la falta de agua? ¿También enferma?

El agua es un nutriente fundamental que participa en muchos procesos esenciales del cuerpo, como la digestión, diabe la eliminación de toxinas, la regulación de la temperatura y la lubricación de las articulaciones.

Diabetes Informacion
diabetes informacion

Así que la deshidratación no sólo genera sed, también impacta en el funcionamiento del cuerpo como el rendimiento cognitivo y la digestión, la eliminación de toxinas y una larga lista.

Sin embargo, en México tomamos menos agua de la que necesitamos, documentó Homero Martínez Salgado, coordinador de investigación de salud en el IMSS.

Basado en una muestra de 2 mil 500 personas concluyó que tanto hombres como mujeres adultos toman en promedio 1.85 litros de líquido al día.

Ello cuando la ingesta recomendada de líquido para reponer la pérdida cotidiana y garantizar el buen funcionamiento de los órganos y sistemas es para mujeres adultas 2.1 litros y para hombres adultos 2.9 litros, -DIABE- según recomienda un panel de expertos del Hospital Infantil de México y los institutos nacionales de Salud Pública, Cardiología y Nutrición.


Tambien mira estos videos informativos (Hacer Clic Aca)

La ingesta debe aumentar para quien vive en un lugar con clima caluroso, si la persona se expone a alguna fuente de calor durante la jornada laboral y si realiza actividad física.

Todos los días perdemos agua no sólo a través de la orina, el sudor o las lágrimas, también la usamos en el proceso de respiración y en la piel.

De ahí la importancia de atender la sensación de sed, señala Simón Barquera, director de investigación en políticas y programas de nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública.

Incluso recomienda hidratarse constantemente para evitar llegar a sentir la boca seca.

Informate mas en, (Hacer Clic Aca)

"La sugerencia es: en lugar de esperar a que el cuerpo te avise que necesitas agua por medio de la sed, toma agua constantemente para estar bien hidratado porque cuando sentimos sed el cuerpo ya está sufriendo un porcentaje de deshidratación", explica.

Tener siempre una jarra en la mesa o una botella en el lugar de trabajo es una buena idea para recordarnos que debemos hidratarnos, siempre y cuando, el líquido que contengan sea agua simple.


"Aunque no tengas sed, si vas al baño y tu orina es de color amarillo oscuro, quiere decir que tienes algún nivel de deshidratación.

"La orina debe ser lo más clarita posible, si no es así, no estás tomando suficiente agua", describe el también miembro de la iniciativa Hydration for Health (H4H).

Diabetes Mellitus informacion (Hacer Clic Aca)

Consumo adecuado

Bebés:

0-6 meses: 680 ml/d (de leche)

6-12 meses: 800-1000 ml/d

Niños
1-2 años: 1100-1200 ml/d

2-3 años: 1300 ml/d

4-8 años: 1600 ml/d

9-13 años: Niños 2100 ml/d - Niñas 1900 ml/d

Mayor a 14 años: Adultos

Adultos:
Hombres: 2900 ml/d

Mujeres: 2100 ml/d

Embarazo: 2300 ml/d

Lactancia: 2600-2700 ml/d

Adultos mayores:

Hombres: 2500 ml/d

Mujeres: 2000 ml/d

A largo plazo

No tomar suficiente agua tiene consecuencias que van más allá de la deshidratación inmediata porque es fundamental para la correcta operación de diversos órganos y sistemas.


Por ejemplo, el agua es clave en el funcionamiento de las vías urinarias.


Es el medio a través del cual, el riñón elimina las sustancias de desecho luego de filtrar la sangre, explica Luis Miguel Covarrubias Rendón, presidente del Colegio Mexicano de Urología Nacional, A.C.

"Se eliminan muchas sustancias tóxicas. La principal es la creatinina, que es el producto del metabolismo de las proteínas pero también ácido úrico, minerales como calcio y oxalato, también potasio y sodio para regular el equilibrio electrolítico e incluso fármacos", explica.


Cuando no llega suficiente líquido a las vías urinarias pueden presentarse problemas como la formación de cálculos (piedras).

"Hacemos una orina muy concentrada de partículas como calcio, oxalato y ácido úrico. Si orinamos poco, estas partículas en vez de salir empiezan a precipitarse y a formar cristales que se atoran en la vía urinaria", detalla.

Orinar poco por falta de agua también aumenta el riesgo de padecer infecciones en ellas.

Cuando las bacterias llegan a la vejiga, por ejemplo, antes de producir infección flotan libres en la orina.


"El problema es que, si no tomamos líquido y no orinamos, esas bacterias logran establecerse, se reproducen y causan infección", aclara.

Otro órgano que, a largo plazo, puede enfermar si acostumbramos tomar poca agua es el riñón, apunta José Antonio Niño Cruz, nefrólogo adscrito al Instituto Nacional de Ciencias Médica y Nutrición Salvador Zubirán.


La insuficiente ingesta de agua que lleve a deshidratación de forma frecuente puede provocar una enfermedad renal crónica, advierte.

Cuando estamos deshidratados, el riñón recibe menos sangre y eso implica que las células renales tengan menos oxígeno.


"Ante la falta de oxígeno algunas mueren. En algunos casos se controla el daño, en otros no (...) El paciente empieza a perder la función de sus riñones", explica.

Las consecuencias de no tomar el líquido necesario también alcanzan al aparato digestivo que utiliza agua para cumplir diversas funciones, detalla Yolanda Zamorano, gastroenteróloga del Hospital General Regional No. 1 Carlos McGregor del IMSS.

"El agua ayuda en el proceso de la deglución. También juega un papel importante para que se lleve a cabo el proceso de licuefacción y trituración del bolo.

"También ayuda a que se conserve un PH adecuado y a que haya un equilibrio en las bacterias que viven en el intestino grueso", describe.

Si la ingesta de agua es deficiente, hay otros lugares donde se tiene que distribuir y el lugar a donde menos va a llegar es a la materia fecal, se seca y hay más dificultad para eliminarla, explica.

Aunque no tomar suficiente agua puede ser una de las causas del estreñimiento, también influye la ingesta de fibra, la actividad física y la demora para ir al baño cuando se presenta la necesidad de defecar, aclara.

60% del peso corporal, en promedio, es agua

¿Y en exceso, me diluyo?


La creencia de que tomar agua de más puede traducirse en la pérdida de electrolitos como sodio y potasio es falsa, asegura José Antonio Niño Cruz, internista y nefrólogo del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

"Un riñón sano tiene la capacidad para eliminar el agua en exceso sin que eso signifique pérdida de potasio, calcio, magnesio u otro electrolito necesario.

"De hecho ésa es parte de las funciones del riñón. Cuando el riñón se da cuenta de que sobra agua, simplemente la elimina", aclara.

Explica que cuando tomamos mucha agua desechamos una orina muy clara porque lo que perdemos es agua, no otro tipo de sustancias.

En términos generales, si una persona con un riñón sano llega a tomarse 6 o 7 litros de agua en un día, dice el especialista, la única consecuencia serán las continuas visitas al sanitario.

¿Para qué la usa el cuerpo?

-Digestión, absorción y transporte de nutrientes


- Formación y estabilidad de las estructuras celulares


- Eliminación de productos de desecho y toxinas
Medio para las reacciones bioquímicas


- Termorregulación del cuerpo humano
Lubricación de cavidades como las articulaciones



Agua para el cerebro

La deshidratación no sólo provoca sed, también impacta en el rendimiento cognitivo.


Felipe Vega Boada, neurólogo adscrito al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), detalla que el agua llega al cerebro como componente de la sangre y la disminución del flujo sanguíneo es la que afecta la agilidad mental.

"Cuando estamos deshidratados, hay una diminución de la presión arterial; esto impacta directamente la circulación cerebral y vienen los fenómenos de lentificación del pensamiento, -DIABE- somnolencia y grados variables de confusión", explica.

Esta disminución en la cantidad de sangre que llega al cerebro también provoca dolor de cabeza como consecuencia de la baja en la presión arterial.

Eduardo Calixto González, jefe del Laboratorio de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría, agrega que, mientras más disminuye el flujo sanguíneo por la falta de agua, más se concentran en la sangre algunas sustancias que inciden en la activación neuronal.

"Conductualmente esto se refleja en una disminución del estado de alerta, se puede presentar sensación de cansancio o debilidad y también puede generarse irritabilidad", detalla.


¿Qué tomar?


La bebida por excelencia para una adecuada hidratación es el agua.
No da lo mismo tomar cualquier cosa, advierte Simón Barquera, director de investigación en políticas y programas de nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública.


Y es que, de acuerdo con un estudio de IMSS, del total de líquidos que los mexicanos ingieren al día, el 42 por ciento corresponde a bebidas azucaradas como refrescos y jugos.

La ingesta de agua simple representa entre el 34 y 38% del total de los líquidos consumidos en un día, el 10 por ciento proviene de leche y sus derivados, y el 9%, de bebidas calientes.

Barquera explica que la preferencia por las bebidas azucaradas es un problema.


"Hay distintas publicaciones internacionales que demuestran que consumir bebidas azucaradas aumenta el riesgo de diabetes mellitus, especialmente si la persona tiene antecedentes familiares.

"Si tomas una bebida que te aporta calorías como el refresco en lugar de tomar agua simple, lo más probable es que no puedas mantenerte en un peso saludable", alerta.

El experto en salud pública resalta especialmente la necesidad de hidratar a los niños con agua y evitar que consuman refrescos o jugos.

"Tenemos que echarle muchas ganas para acostumbrar a los niños a que consuman agua, porque eso los va a proteger el resto de su vida, dado que va a evitar que consuman bebidas azucaradas en exceso", señala.

Top líquido

Bebidas clasificadas de la más a la menos saludable considerando su valor nutricio.

1 Agua potable
- Es la elección más saludable para lograr una adecuada hidratación.

2 Leche baja en grasa y sin grasa y bebidas de soya sin azúcar

- Son una importante fuente de proteína, calcio y otros micronutrientes.

- Se recomienda consumir leche descremada porque la grasa de la leche entera tiene alto contenido de ácidos grasos saturados que son factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares.

3 Café y té sin azúcar
- Se deben tomar sin azúcar, sin leche y sin crema, porque esto incrementa la densidad energética.
- Los cafés gourmet suelen tener ingredientes de alto contenido energético como grasas saturadas, ácidos grasos trans y azúcar.

4 Bebidas no calóricas con edulcorantes artificiales
- Los refrescos de dieta, aguas con vitaminas, bebidas energizantes y otras bebidas endulzadas con edulcorantes no calóricos son preferibles .