Revertir la Diabetes Mellitus, de una forma más fácil y cómoda a su bolsillo.

Cuantos tipos de diabetes hay - Proyecto para la economía de la clase media

Cuantos tipos de diabetes hay - Proyecto para la economía de la clase media
Cuantos Tipos De Diabetes Hay
Tratamientos de Diabetes Mellitus


El resurgimiento de Estados Unidos es algo real. Con una economía en crecimiento, déficits a la baja, una industria activa y una producción energética en auge, hemos surgido de la recesión más libres para escribir nuestro propio futuro que cualquier otro país sobre la Tierra.

Ahora tenemos que decidir cómo deseamos que sea ese futuro. ¿Aceptaremos una economía en la que sólo a unos cuantos de nosotros les vaya espectacularmente bien?, ¿o nos comprometeremos con una economía que genere ingresos al alza y oportunidades crecientes para todo aquel que se esfuerce?

Cuantos Tipos De Diabetes Hay


Como país, necesitamos hacer más con el fin de lograr que los salarios de las familias trabajadoras alcancen para más, dar a los estadounidenses de todas las edades la oportunidad de mejorar sus aptitudes a efecto de que perciban sueldos más altos y forjar la economía más competitiva del mundo para nuestras empresas. En el informe de Gobierno que emití la semana pasada, me concentré en asegurarme de que la economía de la clase media ayude a más estadounidenses a avanzar en la nueva economía. 

El lunes, presentaré ante el Congreso mi presupuesto, un plan para traer la economía de clase media al Siglo XXI. Primero, estoy proponiendo que hagamos los tipos de inversiones que necesitamos con el propósito de continuar el crecimiento de nuestra economía y fortalecer nuestra seguridad nacional. Estableceríamos nuevos centros de manufactura avanzada, combatiríamos las bacterias resistentes a los antibióticos y encabezaríamos una nueva era de medicina de precisión para enfermedades como diabetes y cáncer.  Y debemos invertir en una fuerza militar del Siglo XXI para confrontar los desafíos globales con un liderazgo estadounidense fuerte y sostenido. 
Brindaríamos a los padres que trabajan la oportunidad de seguir adelante garantizando permisos pagados por enfermedad, y daríamos a los estadounidenses de todas las edades la oportunidad de adquirir destrezas nuevas volviendo gratuito el colegio comunitario para los estudiantes responsables. Dichas propuestas son pragmáticas; representan las clases de cuestiones que ambos partidos deben de ser capaces de apoyar.

Pero a menudo en lo que demócratas y republicanos difieren es en cómo pagar estos tipos de ideas. Me enorgullece el hecho de que desde que asumí la Presidencia hayamos experimentado el periodo más rápido de una reducción sostenida del déficit desde finales de la Segunda Guerra Mundial.

Mi presupuesto aprovechará ese progreso a través de reformas en los programas de salud, nuestro código fiscal y nuestro inoperante sistema inmigratorio. Eliminaría la laguna fiscal para evitar crear fideicomisos para que los estadounidenses más adinerados evadan el pago de impuestos sobre la renta, destinando los ahorros a efecto de disminuir los impuestos de las familias de clase media. Si el Congreso aprueba mi presupuesto, cuantos tipos de diabetes hay, nuestro país saldría avante en la crucial prueba de sustentabilidad fiscal, mientras nuestra deuda desciende su porcentaje de PIB.

Desde luego, a fin de no elevar nuestros déficits al llevar a cabo dichas inversiones en nuestro futuro dictadas por el sentido común, necesitamos dar vuelta a la página de las crisis manufactureras que en años recientes han definido los debates en torno a nuestro presupuesto. . No podemos permitirnos hacer eso nuevamente. Y tenemos que basarnos en el convenio presupuestal bipartidista que yo firmé en el 2013 que nos ayudó a poner fin a algunos de los arbitrarios recortes diabetes tipo 2 causas concecuencias y tratamientos presupuestales generalizados conocidos como ‘secuestro’. 
Nuestra recuperación se detuvo cuando el Congreso suspendió las actividades gubernamentales y arriesgó la confianza y la reputación enteras de Estados Unidos.El acuerdo del año pasado contribuyó a impulsar nuestro crecimiento económico sin menoscabo para la responsabilidad fiscal. Logramos invertir en cruciales prioridades nacionales al mismo tiempo que reducíamos nuestros déficits a sus niveles más bajos desde el 2007.

A fin de hacer que los sueldos y los ingresos crezcan con mayor rapidez, necesitamos dar el siguiente paso. Esa es la razón de que con mi presupuesto se revertirán completamente los recortes del ‘secuestro’ en las prioridades domésticas durante el 2016. Dichas inversiones se equipararán con aumentos iguales en los dólares destinados a financiar la defensa. Si el Congreso rechaza mi plan y se niega a dar marcha atrás en estos recortes arbitrarios, lo anterior representará una amenaza para nuestra economía y nuestras fuerzas militares. Las inversiones en áreas clave caerán a su nivel más bajo en 10 años, ajustadas de acuerdo con la inflación, arriesgando las investigaciones, educación, infraestructura y seguridad nacional estadounidenses. Pero si el Congreso se une a mí, podemos asegurarnos de que poner fin al ‘secuestro’ se cubre totalmente al eliminar gastos ineficientes y cerrar lagunas fiscales.

El Presupuesto que estoy enviando al Congreso es un detallado plan para el éxito en la nueva economía. Sé que en el Congreso existen republicanos que no están de acuerdo con mi enfoque, y espero escuchar sus ideas sobre cómo podemos pagar lo que la clase media necesita para crecer. Pero lo que no podemos hacer es simplemente creer que cosas como las guarderías y la universidad no son importantes, o pensar que no hay nada que podamos hacer con el propósito de ayudar a las familias de clase media a seguir adelante.

Porque aún nos queda trabajo por hacer. Como país, hemos superado momentos difíciles. Pero ya pusimos un nuevo cimiento. Tenemos un nuevo futuro por escribir. Y yo estoy ansioso por ponerme a trabajar.