Revertir la Diabetes Mellitus, de una forma más fácil y cómoda a su bolsillo.

Efectos de la Diabetes - ¿Quieres perder peso? te diremos que no debes comer

Efectos de la Diabetes
Diabetes Dieta
Efectos de la Diabetes - ¿Quieres perder peso? te diremos que no debes comer

Existen muchos mitos sobre lo que podemos y no podemos comer mientras hacemos una dieta. Te decimos 9 comidas que debes evitar a toda costa.
¿Estás a dieta pero no logras bajar de peso? Puede que estés cometiendo el error de comer cosas que en vez de ayudar, te estén afectando. Te dejamos 9 comidas que no debes comer si estás a dieta, y tratar de evitar aunque no lo estés.


1.- Refrescos: Seguramente ya habías escuchado que tomar refrescos es muy malo para tu cuerpo pero, ¿conoces la razón? Tomar una lata de refresco sería como tomar un vaso de agua con 10 cucharadas de azúcar. Tanta azúcar causa una reacción intensa de insulina hacia el cuerpo. Con el tiempo, beber mucho refresco puede llegar a causarte diabetes mellitus o hacerte resistente a la insulina. Los refrescos también contienen ácido fosfórico, el cual previene al cuerpo la habilidad de absorber calcio. A la larga puede llegar a generar osteoporosis y problemas de hueso. El ácido fosfórico también se mezcla con el ácido en el estómago, haciendo la digestión más lenta y bloqueando la absorbsión de nutrientes que tu cuerpo necesita.

2.- Refrescos de dieta: Si el refresco normal es malo, el refresco de dieta es aún peor. Los endulzantes artificiales pueden llegar a tener un efecto muy negativo en tu metabolismo. En los refrescos se dieta se usa aspartamo para sustituir el azúcar, lo cual es muy malo para la salud. Estos refrescos están ligados a enfermedades como esclerosis múltiple, tumores en el cerebro, diabetes mellitus y hasta desórdenes emocionales. Los refrescos de dieta también incrementan el riesgo del síndrome metabólico, que aumenta la grasa en el estómago, sube los niveles de colesterol y el azúcar en la sangre. Prueba agua mineralizada de sabores para una opción más saludable.

3.- Pan blanco: Sí, el pan blanco puede ser delicioso, pero es pésimo para la salud. Está hecho de harinas refinadas, que está hecha de granos enteros. Estos granos enteros pasan por un proceso para ser refinados que le quitan los minerales. Después, pasa por un proceso de blanqueamiento, usando químicos que contienen cloro a temperaturas muy altas, y termina eliminando cualquier cosa buena que quedaba. A esto se le agrega gluten, sal y azúcar, convirtiéndolo en un producto nocivo para la salud. Para una opción más saludable, prueba panes de granos enteros.

Efectos de la Diabetes


4.- Jarabe de maíz de alta fructosa: Es un edulcorante líquido obtenido del maíz después de un largo proceso donde se refina, se blanquea y se filtra hasta que se consigue un almíbar concentrado. Es un ingrediente que podrás encontrar en muchos de las comidas que consumes: galletas, panes, refrescos y hasta granolas. El jarabe de maíz de alta fructosa está relacionado con la obesidad y el aumento de grasa corporal, así como con el colesterol y los triglicéridos, aumentando las posibilidades de infartos. También provoca hiperactividad, dolores de cabeza y déficit de atención, especialmente en los niños. Para evitar este ingrediente, revisa las etiquetas de los productos que vas a comprar y checa que no contenga jarabe de maíz de alta fructosa. Trata de elegir productos naturales que estén lo menos procesados posibles.

5.- Endulzantes artificiales: Es un hecho que el azúcar en exceso es mala, por eso muchas veces optamos por consumir endulzantes artificiales. El problema es que estos son igual o más malos que el azúcar. El aspartamo es un químico muy común en los endulzantes, con efectos secundarios muy desagradables. Según estudios, la sucralosa (otro químico encontrado en los endulzantes) puede llegar a aumentar el tamaño de los riñones, producir alergias en la piel, ataques de pánico, diarrea, dolores de cabeza, problemas renales y dolores estomacales entre otras cosas. Para endulzar tus bebidas, opta por ingredientes más naturales como miel orgánica, azúcar morena o stevia.

6.- Yogurt de sabor: Podrías pensar que el yogurt es el mejor amigo de las dietas, pero en realidad no es así. A muchas personas no les gusta el yogurt natural y optan por yogurt de sabor. El yogurt con sabor contiene potasio, el cual baja la presión arterial. También contiene pocas proteínas (aproximadamente menos de 7 gramos) mientras el yogurt natural puede tener hasta 15. Los yogurts de sabores muchas veces contienen “fruta real”, y esto es un mito. En vez de ser fruta real, es fruta en puré sin vitaminas. Trata de elegir el yogurt que contenga frutas enteras. La opción más saludable es el yogurt natural y mézclalo con tu fruta favorita. Otra excelente opción es el yogurt Griego; es bajo en azúcares y contiene aún más proteínas que te ayudarán a sentirte lleno por más tiempo.

7.- Jugo de fruta: Comer fruta es muy saludable y lo lógico sería que los jugos de fruta también lo fueran. La realidad es que los jugos de fruta tienen mucha azúcar. Pueden llegar a tener la misma cantidad de azúcar que un refresco o hasta más. Después de que el jugo es sacado de la fruta fresca, se guarda en tanques de oxígeno por hasta un año antes de ser empaquetado. Esto causa que el sabor de la fruta desaparezca, haciendo que los manufactureros tengan que agregar azúcar para devolverle el sabor. Muchos jugos dicen “100% natural” y en realidad son agua con azúcar y saborizantes. La opción más saludable es exprimir tus propias frutas y verduras para hacer tus propios jugos o smoothies.

8.- Alcohol: El alcohol es uno de tus peores enemigos si estás buscando perder peso. El alcohol se metaboliza de una manera diferente que otras bebidas. El alcohol no se digiere per se, ya que una vez que entra a tu sistema, es considerado una toxina. Cuando el cuerpo está enfocado en procesar el alcohol que ingieres, no puede deshacer los carbohidratos y las grasas. Por esta razón, estas calorías se convierten en grasas malas y se quedan guardadas en tu cuerpo. El alcohol también está refinado y contiene azúcares que ayudarán a que subas de peso. De hecho, puede alentar tu metabolismo hasta en un 73%
9.- Comidas bajas en grasa (Low Fat): Hace varios años, empezó a haber un ‘craze’ por la comida low fat. Todos queríamos ser más saludables y pensábamos que lo bajo en grasa era lo ideal. 

Estudios más recientes han demostrado que no es así. Las comidas denominadas low fat incluyen grasas hidrogenadas que incrementan las grasas trans, afectando el colesterol y el corazón. Muchos productos low fat tienen altas cantidades de azúcar para poder tener un mejor sabor. Por lo tanto, estas comidas son altas en carbohidratos, contienen grasas trans y contienen casi las mismas calorías que el producto natural. Comer estos productos refinados nos hace tener más antojos, aumenta la posibilidad de tener diferentes tipos de diabetes mellitus y causa altos niveles de colesterol. El cáncer de colón, de mama y de próstata, también han estado relacionados con comidas low fat. Lo importante es aprender sobre las grasas buenas y las grasas malas. 

De esta manera podrás comprar las comidas que sean más saludables. El aguacate, el aceite de oliva, las almendras y el salmón son excelentes fuentes de grasas buenas. Los lácetos, las grasas trans y las grasas saturadas son grasas malas. Así como comer pocas calorías es malo, también lo es comer comidas bajas en grasa.