Revertir la Diabetes Mellitus, de una forma más fácil y cómoda a su bolsillo.

Diabetes y Alcohol. “No quiero que te lleve la policía, amá…” Atienden a joven que vivía encadenado

Diabetes y Alcohol. “No quiero que te lleve la policía, amá…” Atienden a joven que vivía encadenado
diabetes y alcohol


“No quiero que te lleve la policía, amá, yo te quiero mucho, ahora si ya me voy a portar bien”, prometió a su madre Elvia, su hijo Jesús Emmanuel, de 26 años de edad, quien por enésima vez escapó de su casa, en la colonia Bellavista, arrastrando las cadenas que amarraban los tobillos de sus pies.

Diabetes y Alcohol
diabetes y al alcohol

Deambulaba sin rumbo, caminaba despacito, sus pasos eran cortitos de 5 o 10 centímetros cuando mucho porque sus pies estaban encadenados y “amachados” con dos candados, un taxista fue quien lo vio y lo llevó a la estación de Bomberos Sur, que está cerca de donde lo encontró

El joven no presenta huellas de maltrato físico, es alto y fuerte, de 1.90 metros de estatura y unos 90 kilogramos de peso, aproximadamente, pero además es un paciente psiquiátrico, desde recién nacido sufre de una discapacidad neurológica.
Sus padres lo “amarraban” para evitar que se saliera de su casa, era su manera de protegerlo, su madre Elvia Santana, quien trabaja como doméstica, dijo que su hijo aprovechaba cualquier descuido para irse.

Según la madre no estuvo encadenado siempre, sólo cuando se ponía “terco” que se quería salir y en cualquier descuido se escapaba por un “boquete” del tamaño de un balón de basquetbol, nadie sabe cómo le hacía.

Se iba a lavar carros o a robar y se emborrachaba con chavos de la cuadra quienes lo llegaban a golpear, a quitarle el dinero que traía, o se perdía.

Como la mujer y su esposo tenían miedo que le hicieran daño y para que no le pasara nada malo optaron por encadenarlo. Peor aún es que toma medicamento controlado y la mezcla con alcohol o cerveza lo descontrola, dijo.

Elvia tiene 50 años de edad y dos hijos,—hombre y mujer—, su situación es desesperada porque su esposo, Francisco Guadalupe, también de su misma edad, tiene debilidad visual, además padece libre de diabetes igual que Jesús.

La coordinadora de la Unidad Especializada de Atención a Víctimas de Violencia Familiar (UNEPAVVIF), Patricia Moreno Domínguez, quien recibió al muchacho y logró localizar a sus padres, reveló que este es un caso demasiado dramático.

“Son personas muy humildes”, añadió, “el señor es pensionado y la señora carga con toda la responsabilidad de la familia, sus enfermedades y además trabaja para mantenerlos”.

Es una mujer, comentó, que se nota que sufre mucho porque a su hijo además le dan ataques epilépticos, ya lo ha tenido internado en centros psiquiátricos pero solamente lo tienen ahí 20 días y lo dan de alta, como no tienen opción para atenderlo esa es su manera para proteger a su hijo.

Jesús es como un niñote, dijo que le gusta mucho el yogurt. “Ya no quiero que me encadenen Amá, pero tampoco quiero que te lleve la policía presa”, y juntos lloraron ante el miedo de que los fueran a separar, narró Patricia Moreno.

Bomberos liberaron al joven, rompieron sus cadenas y botaron los candados, fue canalizado a la Procuraduría de las Niñas, Los Niños y la Familia.