Revertir la Diabetes Mellitus, de una forma más fácil y cómoda a su bolsillo.

Diabetes en el Embarazo de alto riesgo, lo que debes saber

Diabetes en el Embarazo de alto riesgo, lo que debes saber
Diabetes En El Embarazo
Diabetes En El Embarazo
Ciertas condiciones de salud de la madre pueden provocar efectos adversos en ella y en el bebé

Padecer obesidad, presión arterial alta, diferentes tipo de diabetes, ser menor de 16 años o madre primeriza mayor de 35 años, así como fumar y beber, o haber tenido más de dos partos mediante cesárea, son factores de un embarazo de alto riesgo.
"El término se refiere a una condición de salud que está presente antes del embarazo. En otros casos, a una condición médica que se desarrolla al principio, durante o al final de proceso de gestación, ya sea para la madre o para el bebé”, afirma el especialista Francisco Ibargüengoitia Ochoa.


“Los criterios que determinan si un embarazo es de alto riesgo o no, se conforman alrededor de 105 indicadores. Si la mujer en cuestión presenta alguno de esos indicadores, entonces su embarazo se cataloga como de alto riesgo”, asevera el experto.

Diabetes En El Embarazo Sintomas


Diabetes En El Embarazo
Diabetes En El Embarazo Dieta
Los factores que contribuyen a un embarazo calificado de este tipo son:

1.    Condiciones de salud existentes: Sufrir padecimientos como tener complicaciones de diabetes, presión arterial alta y epilepsia, además de la anemia, alguna infección, un problema de salud mental, enfermedades renales, el lupus, la esclerosis múltiple, los padecimientos de la tiroides, obesidad, VIH/SIDA, Síndrome de ovario poliquístico, aumentan los riesgos durante el embarazo.

2.    Edad: Las mujeres que se embarazan antes de los 16 años tienen mayores probabilidades de desarrollar presión arterial alta y anemia, así como de tener un parto prematuro. Mientras que las madres primerizas de más de 35 años pueden tener embarazos normales, pero con un mayor riesgo de que sus hijos nazcan por cesárea, así como la aparición de complicaciones durante el alumbramiento, como sangrado excesivo, trabajo de parto prolongado o bebés con trastornos genéticos, tales como el Síndrome de Down.

3.     Factores de estilo de vida: Quienes ingieren bebidas alcohólicas durante el embarazo tienen más probabilidades de sufrir un aborto involuntario o muerte fetal, además de que se incrementa el riesgo de que el bebé nazca con defectos congénitos y presente trastornos del espectro alcohólico fetal, es decir, rasgos faciales anormales, baja estatura y bajo peso corporal, trastorno de hiperactividad, discapacidad intelectual y problemas visuales o auditivos. Asimismo, fumar durante el embarazo pone al feto en riesgo de parto prematuro, defectos de nacimiento y el síndrome de muerte súbita del lactante.

4.    Condiciones del embarazo: Los bebés de gestación múltiple son más propensos a nacer prematuramente y con ello a tener dificultades para respirar. Asimismo, la diabetes gestacional dieta, que se presenta sólo en el embarazo, aumenta el riesgo de parto prematuro, preeclampsia e hipertensión arterial si no se controla adecuadamente.

Por otra parte, la preeclampsia es un síndrome caracterizado por un aumento repentino de la presión arterial de la mujer después de la semana 20 del embarazo. Puede afectar a los riñones de la madre, el hígado y el cerebro.
“Cabe mencionar que las consideraciones médicas para el cuidado de un embarazo de alto riesgo son diversas y dependen de las circunstancias y el historial de cada paciente. No es lo mismo el control prenatal para una chica de 16 años que para una mujer de 45 años, con diabetes e hipertensión”, afirma Ibargüengoitia.

“Las mujeres pueden presentar situaciones que condicionen su embarazo como de alto riesgo, pero no significa que no puedan embarazarse. A ellas, se les sugiere que asistan a una consejería previa a la concepción para hacer una evaluación de los riesgos y conocerlos. Y si en la consejería les dicen que las probabilidades de riesgo son muy altas, entonces evaluar si es conveniente seguir con la búsqueda del embarazo, así como proveer de las condiciones médicas que les ayuden a controlar esta situación para reducir así la posibilidad de complicaciones”, puntualiza el experto.