Revertir la Diabetes Mellitus, de una forma más fácil y cómoda a su bolsillo.

Diabetes y Alcohol - Aseguran que los fumadores tienen mayores dificultades para dormir (Parte 3)


diabetes y alcoholDiabetes y Alcohol - Aseguran que los fumadores tienen mayores dificultades para dormir (Parte 3)

Hábitos para descansar mejor

La neuróloga Griselda Castellino señala que la higiene del sueño es fundamental y que se trata de una serie de recomendaciones para modificar ciertos hábitos que pueden afectar el descanso.


Diabetes y Alcohol 

diabetes y alcohol


Así, es importante establecer una rutina, un horario regular para acostarse y levantarse, que se respete también durante el fin de semana y las vacaciones. Y si se duerme siesta, que su duración no exceda los 30 minutos. 

La cama sólo debe ser utilizada para dormir, por lo que hay que evitar tener televisión, computadora o escritorio en la habitación. La especialista en Medicina del Sueño señaló que si la persona no se puede dormir después de 20 minutos, es preferible que se levante y haga alguna actividad que la relaje -leer, diabetes y alcohol darse una ducha o escuchar música-, antes que permanecer acostada, lo que incrementa la ansiedad. 

A partir de las 6 ó 7 de la tarde se debe evitar el consumo de cafeína (café, té, bebidas cola) como también de nicotina, sustancias excitantes que pueden dificultar el sueño o, una vez logrado, que sea superficial. El alcohol, en tanto, si bien favorece que el paciente se duerma rápidamente, provoca un descanso fragmentado, no reparador. 

Es conveniente que la cena sea ligera y se consuma unas tres horas antes de irse a dormir. También se aconseja evitar la práctica de ejercicio a última hora, ya que libera endorfinas. Además, es importante que la habitación esté ordenada y que no entre luz, y que la cama sea confortable y la ropa cómoda. 

Castellino subrayó que si bien son consejos que ayudan a la mayoría de los pacientes, se debe contemplar cada situación particular. Asimismo, resaltó que los beneficios no son instantáneos, sino que se observan a partir de la cuarta semana de haber adoptado nuevos hábitos.