Revertir la Diabetes Mellitus, de una forma más fácil y cómoda a su bolsillo.

Tratamientos para la diabetes - Telemonitorizados, casos de éxito en el control de crónicos



tratamientos para la diabetesTratamientos para la diabetes - Telemonitorizados, casos de éxito en el control de crónicos

Controlar la salud de los más de 20 millones de enfermos crónicos españoles es un gran reto para el Sistema Nacional de Salud. Sin embargo, en pleno siglo XXI, hay herramientas que van a suponer una gran descarga al sistema y que beneficiarán al paciente, como la telemonitorización.

Tratamientos para la diabetes

En el VII Congreso Nacional de atención Sanitaria al paciente Crónico, uno de los talleres: 
«Telemonitorizacion. Realidad o ficción» abordó casos de éxito, como Telèmac y ValCrónic. Dos programas que han desmitificado muchas de las creencias de este nuvo proceso asistencial.



También mira estos videos informativos suscribiendote en mi Canal de YouTube:
https://www.youtube.com/user/diabetenuncamas
 
Uno de los más importantes: la brecha tecnológica. Pese a que la mayoría de los pacientes superaba los 65 años y no tenía experiencia en este campo, ha declarado tras su uso que le resulta fácil , en un 82 por ciento y nueve de cada diez lo recomendaría a un conocido. La satisfacción de los pacientes se debe a la facilidad de uso de los terminales y a la autonomía que les dota. De hecho, como recogen algunos testimonios en el taller de telemonitorización, en ellos cobra sentido la expresión: «Me da tranquilidad, si el médico ve que lo que le mando esta mal, me llama».

Para que una experiencia clínica tenga éxito también hay que valorar los resultados y en ello, ambas iniciativas, Telèmac y ValCrónic han demostrado su utilidad en más de 700 pacientes en total, 200 y 500 respectivamente. En ambos proyectos, las cifras positivas han sido prácticamente las mismas: se mejoró el grado de control del peso, la presión arterial y la diabetes; se redujeron las visitas a urgencias en Atención Primaria entorno a un 50 por ciento y las urgencias hospitalarias en un 30 por ciento; y, además, disminuyeron los ingresos por causa urgente en un 30 por ciento y un también los ingresos por descompensación de las distintas patologías tratadas en un 20 por ciento .

Estos dos ensayos clínicos realizados en España en dos comunidades autónomas españolas diferentes (Barcelona y Valencia) y con pacientes españoles dan como resultado que la utilización de las nuevas tecnologías para el cuidado de los pacientes con enfermedades crónicas es beneficioso, no solamente por que mejora la calidad de vida de los pacientes, si no también por que ayuda a la sostenibilidad del Sistema Sanitario, ya que ambos reflejan las reducciones en las descompensaciones de los pacientes, lo que suele conllevar con ello hospitalizaciones o visitas a urgencias, que con una gestión remota también se ven reducidas.

Un gran reto

Telefónica, el socio tecnológico, de estos proyectos ha defendido la usabilidad y la utilidad de las experiencias prácticas de monitorización remota de pacientes crónicos complejos más allá de los simples pilotos. Ambos proyectos tenían delante un gran reto: conseguir un control de enfermos pluripatológicos con un nivel de conocimiento tecnológico casi inexistente. Las patologías más comunes expuestas a seguimiento son: diabetes mellitus, EPOC (Enfermedad Obstructiva Crónica), Hipertensión arterial (HTA) y/o Insuficiencia Cardiaca. Para ello se contó con una serie de dispositivos de biomedidas –con los que ya estaban familiarizados los pacientes, como el glucómetro, tensiómetro, báscula, pulsioxímetro– que transmitían sus datos a móviles y tabletas. En ellos, los enfermos rellenaban un cuestionario diario.

Un vez que el paciente, al que se le impartía una serie de formación para el uso del sistema, enviaba su «parte diario» al centro de salud, saltándote al profesional, alarmas de forma automática, en el caso de que las medidas enviadas por el paciente sobrepasasen los umbrales establecidos para su/s patología/s. En ValCrónic, por ejemplo, se implicaron más de 150 profesionales (médicos y enfermeros) y estuvo liderado por Atención Primaria. Hasta un 75 por ciento de los mismos tiene una opinión favorable del funcionamiento del sistema y de los resultados que ofrece.

Sin embargo, no sólo se controla y se sigue al enfermo crónico, sino que también a través de la telemonitorización se consigue la mejora de los hábitos de vida saludable y fomento del autocuidado mediante contenidos de educación para la salud. Lo que ofrece, como apuntan los pacientes, un cierto grado de autonomía gracias a un mayor control propio de su estado.

Así, como ejemplo práctico, los resultados obtenidos en los pacientes incluidos en ValCrónic, arrojan un pérdida de masa corporal de hasta dos kilos, una vez dentro del programa, y hasta tres puntos menos en la frecuencia cardiaca. En Telémac, también se observaron disminuciones significativas en estos campos.

Papel enfermería

Uno de los enlaces claves en el proyecto es el enfermero de Atención Primaria, que es el primer filtro de la infromación que el paciente envía al centro. Su papel es clave enc uanto a la gestión de las citas en la consulta y las alertas que genera el sistema. En esto hay que destacar que han de revisar todas las biomedidas obtenidas y que éstas se encuentren en los rangos establecidos para cada uno de ellos y que proyectados en el tiempo no sean el resultado de una futura descompensación grave.

Además, el software también informa de la ausencia de envío de cuestionarios o biomedidas y desde cuándo se produce el hecho. De modo, que enfermería se puede poner en contacto con el paciente para averiguar qué pasa. También ellos son los encargados de formar a los pacientes en el uso de los dispositivos que los controlaran desde casa.

Si es de nivel amarillo o leve, pueden pedir al paciente que se vuelva a tomar las biomedidas y si siguen dando valores altos, se modifica el tratamiento y la dieta, en caso necesario o se le pide al paciente que se pase por consulta. Los pacientes y profesionales destacan que este sistema les mantiene más cerca que antes con la consulta cara a cara. La intervención precoz y la tranquilidad del paciente por estar «conectado» a su médico y enfermera/o, también son valores destacados por todos.

Avalados

Tanto el proyecto valenciano como el catlán han recibido buenas críticas no sólo de pacientes y médicos. Hace un año, Sílvia Cordomí, adjunta a la Gerencia del Ámbito de Atención Primaria Barcelona Cuidad del ICS, presentaba Telèmac en el Mobile World Congress, donde fue acogido con entusiasmo. Además, las virtudes del mismo fueron subrayadas en el Congreso BDigital, donde obtuvo el máximo galardón en la categoría de Nuevos Modelos de Negocio. Esta distición supone que, Telèmac, además de tener un valor sanitario, evidencia su significado como un nuevo modelo de negocio en el sector de la salud.

ValCrónic, por la cantidad de pacientes incluidos en el programas, es uno de los es una de las tres grandes experiencias europeas en el seguimiento remoto de enfermos, junto a Whole System Demostrator y la United4health. Esto ofrece una dimensión de los que sus resultados suponen. Además, los resultados han visto la luz en la revista científica de la Semfyc (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria), en la edición de junio de 2014, en n artículo, firmado entre otros por Domingo Orozco, médico de familia de la Unidad de Investigación del Centro de Salud Docente Cabo Huertas (Alicante).

Comparación con grupos no monitorizados en telèmac

Con el fin de verificar hasta que punto el programa de telemonitorización resulta existoso o no, se realizó un seguimiento a un grupo de pacientes que realizaban sus controles de forma rutinaria –analógica– durante el mismo tiempo que se llevó a cabo la experiencia en pacientes controlados desde sus domicilios. Los resultados obtenidos, presentado en el congreso de crónicos, han venido a confirmar las sospechas de los profesionales, es decir, que este sistema permite un mejor control de la enfermedad, con una actuación precoz ante futuros problemas que reduce las visitas a urgencias y las incómodas visitas de revisión a las consultas. En Telèmac, se contó con 185 pacientes monitorizados, frente a 177 en el grupo de control.